28 junio 2012

Destruido

Otra vez, la misma situación, las mismas preguntas, la misma ausencia de respuestas, hostigamiento, desesperación, coraje y desilusión.
Mi cerebro está bloqueado, y tengo una terrible sensación, estoy vagando en un rincón infinito, explorando diversas opciones.
De repente respiro tu aroma en la habitación, cada fracción de aroma me recuerda cada acontecimiento, una tarde breve.
Después recuerdo el sabor amargo de una opinión desesperada, llena de coraje atentando a lo que pienso, sin cereza en el pastel, es como una colilla de cigarro en cada bocado, terminó echando a perder el buen sabor de boca. Colmado de paciencia busco un rumbo nuevo para mi ser, pero hay algo extraño, como una cuerda invisible que me ata el pie, al dar un paso fuera de ese circulo, siento que extrae mi corazón.
Extraño el andar solo, aunque la mayor parte del tiempo lo estoy, es diferente, en la canción mi libertad se ve opacada, en la vida real mi alma está enterrada, mi vida virtual arruinada, ya no conservo anonimato, ya no conservo la fuerza ni el poder para lograrlo, en mi juego soy un derrotado.
Tengo que ser esclavo de deseos ajenos a mi voluntad, tengo que ser esclavo para liberarme de esta culpa, todo se derrumba, tengo que ir tumbando peldaño por peldaño, la escalera más grande que pude hacer, debo hacer añicos cada segundo de mis sueños, debo ser manipulado por algo llamado chantaje.
Soy un pequeño que tiene que lidiar con esas tonterías, que teniendo una sombrilla no se cubre del Sol, que teniendo armas deja que le maten.

Estoy destruido...

No hay comentarios:

Publicar un comentario