02 noviembre 2010

Desactivado.

Todo se desactiva...
Las miradas no te miran, las sonrisas no apuntan a ti, las habladurías, solo son palabras que se lleva el viento, sin sentido, sin razón, se fueron hoy, se irán mañana.
Solo estás tú, pero no estás solo, en ti hay otros, dependiendo, podrían ser miles, podrías ser solo tú mismo; yo no lo sé, hoy no me cansé, tampoco fui molestado, lo único que pasa es que vivo preocupado.
Tú solo estás flotando, y cuando vuelvas a la tierra te consumirán los gusanos, serás devorado por pequeños parásitos a los que quizá nunca tomarías en cuenta.
Están por todas partes, no sabes por donde entrarán, quien sabe lo que quieren.
Cambia el cassette, ahora suena lo contrario, te puedes dominar a ti mismo, pero siguen sin decir nada, el mundo queda en pausa, pero el corazón no, el corazón siente, pero no piensa.
No puede acariciar a otros, no saluda, no ve, no nada, simplemente bombea sangre, y sientes un pulso extraño cuando ocurre algo diferente a lo que ves con normalidad.
Y si causara miedo, el mundo lo tiene, sigues navegando a la deriva, y no extrañas a nadie que hallas apreciado en la vida, no hay huida, y ¿si no le tuviéramos miedo a nada?
Sería fantástico, o contribuiría a una destrucción más rápida, tal vez podrían darte vida con una batería en lugar del corazón, artificial, como tu computador, el que te hizo imaginar todo esto...

No hay comentarios:

Publicar un comentario