15 noviembre 2010

Arrepentir...

Haces cosas diariamente, algún día te arrepientes, pero no sabes diferenciar si es tarde o estás a tiempo. Cosas que uno dice, maldita sea, eso es lo más frecuente, no me digas que nunca en tu vida te has arrepentido de algo que has dicho, de algo que has gritado  a los 4 vientos, no me digas que nunca te has equivocado, porque tú eres un humano, y te has arrepentido de alguna cosa que has hecho.
Si todo fuera por etapas, si se pudiera ralentizar el tiempo, quizá serviría, para no equivocarse tan feo.
Si el estado estúpido de las personas no influyera en sus decisiones, la convivencia del mundo no sería tan molesta. Pero pronto se volvería aburrida, la vida es aburrida en cierto punto, la vida no vale nada si le tomas otro sentido, no decir que no vale ni un centavo, sabía que eras ambicioso.
Lo sabía, lo sé, no lo sé, el hoy mañana se fue, quién lo entiende.
Tal vez no sea de este mundo.
Me arrepiento de tantas cosas, pero no me arrepiento de vivir, te arrepientes de sufrir, yo me arrepiento de intentar ser feliz, porque intentarlo me ha traído innumerables desgracias, quisiera volar.
Desaparecer flotar intercambiar entre los pensamientos de la gente.
Escribir lo hace cualquiera, pero el que lo muestra al mundo es valiente.
Porque no le importa lo que le diga la gente.
Porque solo tiene la ilusión de cambiar este mundo decadente.
Que no importa lo que lo otros aparenten.
Hoy solo quiero escribir, salir y huir ya no vivir este presente.

Pero me arrepiento de algo que hace segundos vino a mi mente.
El arrepentimiento me hace débil, el arrepentimiento me hace fuerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario