23 junio 2010

Qué hacer

Cuando no sabes para qué naciste, cuando no sabes el propósito de tu existencia, y no importa perder la vida tarde o temprano. Porque no se sabe que hay que hacer, discusiones sin soluciones o soluciones que en realidad no arreglan nada; hay cosas que simplemente son un misterio, hay personas que dirán mucho pero hacen poco en serio, personas que aparentan no hacer nada en especial y sin embargo sus actos son más interesantes en la presencia de nadie, porque no le importa nadie, porque no le importan las consecuencias de lo que va a hacer; por eso es aparentemente una personalidad tranquila o una persona tranquila que carece de personalidad. Es extraño poner todas estas ideas en un solo lugar, el lugar que nadie visitará tal vez por falta de tiempo o por miedo a lo diferente, aunque se vea similar a los demás; por miedo a entrar en un lugar poco concurrido y descubrir que realmente se pierden de algo interesante, porque hay veces en que uno ya no tiene tanto que hacer y se tiene que refugiar en elaborar escritos como este, desahogarse con las letras, desahogarse con palabras, pensar en lo de hoy y saber que hacer mañana, caminar para mañana, mirar la lluvia por la ventana, respirar el olor del suelo mojado en un atardecer del verano caluroso.
¿Qué hacer? responde a la pregunta y posiblemente evitaremos estar aburridos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario