06 noviembre 2011

Sin sentido 3

A veces es malo esperar tanto tiempo una respuesta, todos queremos y buscamos algo diferente, unos centrados en detalles, otros centrados en cosas más complejas, escribiendo de buena manera, enviando buenas vibras, todo es bueno según su perspectiva. Pero todo cambia del otro lado de la ventana, la forma de ver las cosas son totalmente diferentes, ¿cómo diferenciar las cosas, no confundirse, y evitar de discusiones innecesarias? todo cambia.
Sí, nada se olvida, no se olvida ser el tonto de la escuela con buenas calificaciones, del que la gente popular burlaba, la víctima de las bonitas y los machotes, pero. ¿Qué tal se desenvuelven los introvertidos? la venganza, la venganza es muy dulce.
¿Hay que tener miedo?
Todos algún día le hemos arrebatado a alguien, quien diga que no, ¡miente!
He pensado en lo que podría pensar y sentir la otra persona, ver del otro lado de la ventana, preocuparse por alguien que no soy yo, escribir como loco porque de loco me perdí gracias a mi angustia, mis celos, mi amor y mi rencor, de mis desgracias, de mis penas, de las penas ajenas que me hicieron pensar en decidir cortar mis venas, así huir de las situaciones extremas, pero me di cuenta.
Me di cuenta que la mayoría eran externas, por pensar en los demás, ya no puedo, ser solidario o no, llorar o no, gritar o no, escribir esto o no.
No quiero oír lo que no me gusta, pero no lo puedo evitar, no le puedo poner mute a lo que no me gusta, y si pudiera me aburriría, si tuviera por un momento lo que me gusta, lo que quiero, sería feliz sólo por ese momento, si lo tuviera toda la vida me aburriría, y mis gustos dejarían de tener sentido, mis anhelos dejarían de tener sentido.
¡Todo!
Pero eso no es lo importante, lo importante es que las flores se marchitan...


¡El sentido se lo pones tú!

No hay comentarios:

Publicar un comentario