08 noviembre 2012

Acerca de la muerte...

A veces hacemos cosas malas que parecen buenas, si parecen buenas entonces pensamos que no se necesita permiso o autorización para hacerlas; nadie puede juzgar si un acto es bueno o malo, pero sí se puede distinguir qué es justo y qué no. La primer lectura tal vez tiene que ver con lo anterior, qué es lo que puede hacer la gente cuando está harta de la injusticia y demás barbaridades que cometen los individuos que abusan del poder.
El filo de la muerte, me gustaría saber lo que se siente, me gustaría saber cuál es el punto al que llegaría mi ingenio para poder salir de ese aprieto.
Luchar por la vida, es como luchar por la justicia pero ¿quién dice que vivir es justo? ¿cómo saber lo que es justo?
Hay gente que paga por la muerte de otros, gente que paga para vivir, también gente que pide para ya no despertar al otro día. Una vida, el fin de la vida, todo tiene que ver con nosotros, tiene que ver conmigo, tiene que ver con todo el mundo, a veces los problemas son como una soga, hay que nacer de nuevo, tal vez no ayude a saber lo que es bueno, pero sí nos ayudará a saber lo que nos hace daño; seguro que todos moriremos, nadie sabe cuándo, nadie sabe dónde, no se sabe y no se podrá en vida saber si hay algo más allá de la muerte, qué será mañana.
El texto me hace pensar que muchos llegan a considerar muerte a las cosas distintas de la muerte.
En mi opinión es bueno, pero la muerte no tiene porqué ser un problema, incluso la muerte hace ganar dinero a muchos, la muerte nos puede dar alegría, tristeza, rencor, amor, felicidad o sufrimiento, para nosotros los vivos, porque la muerte, la muerte tiene permiso...

De mi ensayo acerca del libro "La muerte tiene permiso" 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario